Restauración de un fragmento de incisivo

En este vídeo te mostramos cómo restauramos un fragmento de incisivo roto con nuestra última tecnología. Pero antes, ¿cómo se rompen los dientes? Aunque no sea muy habitual, el riesgo de que se puedan romper algunos de nuestros dientes es real y puede ocurrir cualquier día en el momento menos esperado. Una persona al caerse, al morder algo muy duro o recibir algún golpe en la cara, cerca de la boca o directamente en ella, podrá sufrir una fractura en alguno de sus dientes. De forma accidental en la mayoría de los casos ocurren estas adversidades que resultan muy incómodas, dolorosas y hasta pueden afectar el hábito de masticar en el afectado.

Si se te ha roto un diente, no te preocupes, tenemos la solución.

A pesar de que cada diente tiene una función diferente y no todas las roturas son iguales, recomendamos acudir a nuestra clínica cuanto antes para valorar sus consecuencias y repararlo. No debemos olvidar el impacto estético que genera en el caso de tratarse en un incisivo. En el vídeo mostramos brevemente cómo gracias a nuestras herramientas de última generación somos capaces de reconstruir un fragmento del incisivo tras haber sufrido una rotura. Logramos restaurar la pieza sin rastros de la pérdida ni efectos secundarios en la mordida.

¿Qué hacer si se te ha roto un diente?

Primero, debes acudir al especialista lo antes posible. Si te demoras en hacerlo, el diente podrá dañarse más y convertirse en una rotura mucho más grave de lo que ha sido. Una infección bucal o la pérdida del diente podrían ser los efectos más significativos.

Si dadas las circunstancias tu visita al dentista no es inmediata, puedes seguir las siguientes indicaciones:

  • Si sientes mucho dolor, puedes tomar un analgésico o un antiinflamatorio como Ibuprofeno para aliviar los síntomas hasta que te vea el dentista.
  • Guarda los pedazos de dientes partidos. Lávalos y guárdalos a salvo, podrán ser útiles para la reconstrucción.
  • Para evitar una posible infección, realiza gárgaras con agua salada tibia.
  • Si la ruptura ha causado un borde cortante, cúbrela con parafina o chicle sin azúcar para evitar que se corte la lengua, la parte interna del labio o la mejilla.
  • En el momento de comer, elige alimentos blandos y evita masticar con el diente roto.

Cierto es que el esmalte que cubre los dientes es el tejido más duro y mineralizado del cuerpo humano, pero su resistencia tiene límites.  Por ello, esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles y no lo olvides, en caso necesario te esperamos en Clínica Plata y Reguera con la mejor tecnología.